Fundació Vila Casas
MUVACC


CAT | ESP | ENG | FRA

Exposición Virtual

Joan Ponç


Viatge a la vida
Inicio 30/04/2016
Exposición celebrada el 24 de septiembre de 2005 al 4 de junio de 2006 en la Fundació Vila Casas

Joan Ponç, Viaje a la vida: colección llegat Joan Pons Ferrer

 

 

La representación de los sentimientos por la cultura, desde el mundo mineral y biológico

Orate es aquel que va por el mundo soltando frases y diciendo cosas. Quien les escucha entiende las palabras, pero no llega a coger su sentido. Se acaba diciendo, respecto al loco, que no da en el blanco. Si ahora digo que Joan Ponç es un orate, muchos estarán de acuerdo porque ven perfectamente la minuciosidad de su diseño plástico, pero no acaban de captar la atención. Es como cuando una habla y sabe lo que dice, pero que los otros no lo entienden. Esto sucede con toda la obra de Joan Ponç: es evidente que tan...


leer todo

CUADROS DE LA EXPOSICIÓN: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Autoretrat, 1978
1978
Pintura
Óleo sobre lienzo

Subversivo, ácido y divertido. Así es como se nos presenta Joan Ponç en su autorretrato de 1978. Se coloca él mismo en el fondo de un ataúd y con cuerpo huesudo. Pero lejos de verse como un personaje exento de vida, se nos aparece absolutamente enérgico y vivo. Media sonrisa irónica y burlona, nos observa tras sus gafas de sol y cubre su cuerpo, más propio de un personaje de ciencia ficción que de un cadáver. Joan Ponç nos sonríe desde el otro lado, pues para él, la vida es insignificante delante de la muerte.
La cabra
1951
Pintura
Óleo sobre lienzo

Una de las obras más representativas de la época de Dau al Set es la cabra de Joan Ponç. A partir de 1947 empieza este periodo. Hijos del surrealismo, rechazan el automatismo puro psíquico propio de la época. Se centran en el surrealismo del inconsciente, pero siempre teniendo en cuenta un aspecto racional y transformador. Siempre dejándose gobernar por la razón. Ponç prefería la concepción sobre la visión. Nos presenta un paisaje inconexo con un personaje central, que seguramente asaltó la mente del artista, pues Ponç afirmaba que “yo no hago mis obras, son ellas las que continúan viniendo a mí”. Como conmemoración de los 30 años de la muerte de Joan Ponç y la cesión de la obra al Museo Nacional de Arte de Catalunya, en 2014 se realizó una publicación que ponía en diálogo esta obra con otros artistas, críticos y escritores, tales como José Corredor-Matheos, Evru, Vicenç Altaió o Frederic Amat. Aunque esta no es la única “cabra” que realizo, ya que en 1955 cuando estaba en Brasil hizo otra.
Caps, ca
1981
Pintura
Óleo sobre lienzo

A raíz de una profunda crisis religiosa en 1978, Ponç empieza a realizar centenares de dibujos. En muchos de ellos está presente la angustia del propio artista. Crea personajes de su subconsciente, mezclando animalidad y cultura. Una combinación que sólo es posible en la alucinación de su persona. Sus pinturas cobran un aspecto maléfico que nos remite en algunos casos a los caprichos de Goya.
Sense títol
1948
Dibujo
Tinta china sobre mármol

El artista pasó por una época en la que experimentó con todo tipo de materiales y soportes. Sus personajes en vez de evolucionar se mantuvieron estáticos durante toda su etapa creativa, como si se tratase de entes que invadían su mente, o que fuese esta la realidad que percibía el artista. Encontramos una equivalencia pictórica entre el cuerpo e imagen que proyecta el artista en sus obras con su propio cuerpo. Cierto es que Ponç no cuidó en exceso su salud y por ello quedó resentido. Sus creaciones y personajes a veces insinúan autorretratos de su propia figura.
La mosca
1965
Pintura
Óleo sobre lienzo

De cualquier estímulo exterior, la imaginación de Ponç se excitaba. Con un reflejo, una luz, una sombra, un zumbido, su imaginación, que siempre fue un medio y no un fin, se disparaba. Hacia 1965, Ponç se encontraba en un buen momento personal y profesional. Después de que Rene Metrás le organizase una exposición en 1964 y tras volver del Brasil, su obra había empezado a circular. Con ello había podido establecerse en una casa en Cadaqués y no fue hasta 1968, que a través de una carta se descubrió que el artista volvía a encerrarse en sí mismo. En estas épocas es cuando Ponç establece lo que serán las bases de su lenguaje hasta que fallezca, su característica visceralidad formal y la consolidación de un lenguaje que se acerca a la geometría.
Sense títol
1975
Grabado
Grabado

En esta obra de 1975 observamos las imágenes que brotan del subconsciente del artista. Imágenes que oscilan entre el sueño y la alucinación de una mente claramente imaginativa. Podemos encontrar a su vez reminiscencias de rituales e imágenes afroamericanas en su pintura. Personajes totémicos, animales que recuerdan a deidades malignas mezcladas con surrealismo. Su obra se centra en la representación de su psique, invadida de imágenes metafóricas, extrañas, peligrosas y alucinógenas.
Suite capses secretes
1975
Pintura
Técnica mixta sobre papel

Sus obras a menudo muestran un predominio de un impulso erótico reprimido. Crea personajes provocadores que nacen de su afán de burla y provocación propia e intenta, por tanto, provocar también al espectador. Esta obra en concreto, que también pertenece al período en el que Ponç realizaba gran parte de su obra en las consultas médicas esperando, muestra una vez más a un personaje salido de su imaginación. Esta figura se nos presenta viva, humana y horrible. Es un ser metamorfoseado que conjuga la concepción humana y un bestiario propio de una mente angustiada.
Suite fons de l'ésser
1975
Pintura
Técnica mixta sobre papel

En esta obra partimos de una deformación pesimista de la realidad. El personaje se encuentra formando parte de una exageración dramática. El protagonista se ve desmembrado y trágicamente tocado por una fuerza divina que parte del cielo en forma de rayo verde. Su imaginario autosuficiente e iconografía orgánica nos recuerda a un hombre de esencia rara y mágica. Su pintura se convierte en una escena de sentimientos.
Suite capses secretes
1975
Pintura
Técnica mixta sobre papel

A raíz de sus problemas de salud, Ponç empieza a desarrollar su serie de “Capses secretes”. En las salas de espera de los médicos lleva consigo materiales y distintos soportes. Con ellos, generalmente de formatos pequeños, crea las obras pertenecientes a la serie. En ellas predominan las fantasías e ideas que tiene. Busca también provocar y burlarse no sólo de sí mismo sino de todo aquel que contemple su obra. De esta serie en concreto el artista hace subdivisiones de sus obras: Minigeperuts, Estranya, Degollats, Caps-espelmes, Èxtasi, Espurnes, Irregulars, Degenerats y Celestial.
Suite fons de l'ésser
1975
Pintura
Técnica mixta sobre papel

Hacia 1971, Ponç abandona definitivamente a Rogent (su antiguo maestro) porque descubre que el dibujo es para él poner límites al espacio, para así hacer que lo que no existe, exista. Y que, por tanto, la pintura es también dibujo coloreado. Estas son ideas contrarias a su antiguo maestro. Ponç encuentra la necesidad de representar su interior i no de reproducir la realidad. Descubre a su vez que todo hombre es creador y está “al fons de l’ésser” (en el fondo del ser) donde hay que ir a buscar el secreto y la existencia del arte.
Suite capses secretes
1975
Pintura
Técnica mixta sobre papel

Home i estaques
1984
Pintura
Óleo sobre lienzo

La vida
1971
Pintura
Óleo sobre lienzo

Cementiri
1982
Pintura
Óleo sobre lienzo

Taüt i cotxet
1975
Pintura
Técnica mixta sobre papel





MUSEOS FÍSICOS DE LA FUNDACIÓN PRIVADA VILA CASAS:
BARCELONA

ESPAIS VOLART
Exhibicions temporals Art Contemporani

Espai Volart
BARCELONA

MUSEU CAN FRAMIS
Museu de Pintura contemporània

Can Framis
PALAFRUGELL

MUSEU CAN MARIO
Museu d’Escultura Contemporània

Can Mario
TORROELLA DE MONTGRÍ

MUSEU PALAU SOLTERRA
Museu de Fotografia Contemporània

Palau Solterra



© 2015 Fundació Vila Casas   *   Aviso legal y política de privacidad   *   Política de cookies   *   Mapa web   *   Anunzia